Tipos de contratos de trabajo

Tipos de contratos de trabajo

Cuando se va a tomar la decisión de contratar a una persona es importante saber qué tipos de contratos de trabajo existen, una de las primeras dudas que le asaltarán será qué tipo de contrato emplear, e inmediatamente después se preguntará, qué tipos de contratos existen y qué diferencias entre ellos hay.

 

Tipos de contratos de trabajo existentes

Desde nuestra asesoría laboral en Sevilla, Nepos Asesores, le asesoramos sobre los distintos tipos de contratos que existen, así como el más idóneo para su actividad empresarial.

Contratos indefinidos

  1. A tiempo completo
  2. A tiempo parcial
  3. Apoyo a emprendedores
    1. A tiempo completo
    2. A tiempo parcial
  4. A tiempo parcial con vinculación formativa
  5. Fijos-discontinuos
    1. A tiempo completo
    2. A tiempo parcial

Contratos temporales

  1. Por obra o servicio determinado
    1. A tiempo completo
    2. A tiempo parcial
  2. Eventual por circunstancias de la producción
    1. A tiempo completo
    2. A tiempo parcial
  3. Interinidad
  4. Relevo

Procedemos a analizar cada uno de los tipos de contratos de trabajo.

Contrato de trabajo indefinido

Es aquel contrato laboral que se concierta por tiempo indefinido, pudiendo ser su jornada a tiempo completo o a tiempo parcial.

Puede concertarse esta modalidad de contratación de manera inicial, o por transformación de un contrato temporal, entre otros.

La indemnización de este contrato de trabajo en caso de finalización por decisión del empresario es de 45 días por año para la antigüedad generada hasta el día 12 de febrero de 2012, y para los días de antigüedad generados a partir de dicha fecha, se genera una indemnización de 33 días por año de antigüedad.

El contrato de apoyo a emprendedores es aquel contrato de trabajo indefinido que cuenta con una única diferencia respecto al contrato indefinido normal, y es que su período de prueba es de hasta un año. A partir de dicha fecha, la indemnización se generará a 33 días por año de antigüedad en caso de despido por iniciativa del empresario.

El contrato de trabajo fijo-discontinuo es aquel contrato indefinido que se acuerda para realizar trabajos que tienen carácter de fijos, estables, pero con discontinuidad en el tiempo.

Contrato de trabajo temporal

Es aquel contrato laboral que cuenta con una duración determinada.

El contrato de trabajo por obra o servicio determinado es aquel que se desconoce la duración, aunque siempre debe ser no superior a tres años, de otro modo adquiriría la condición de fijo, y se concierta para la realización de una obra o servicio con autonomía y sustantividad propia.

El contrato de trabajo eventual por circunstancias de la producción es aquel que es concertado para atender a las exigencias circunstanciales del mercado, acumulación de tareas o exceso de pedidos, aun tratándose de la actividad normal de la empresa. La duración máxima es de seis meses en un período de doce meses.

La indemnización a la finalización del contrato de trabajo es de:

  • 8 días por año de antigüedad generado para los contratos temporales celebrados hasta el 31 de diciembre de 2011.
  • 9 días por año de antigüedad generado para los contratos temporales celebrados hasta el 31 de diciembre de 2012.
  • 10 días por año de antigüedad generado para los contratos temporales celebrados hasta el 31 de diciembre de 2013.
  • 11 días por año de antigüedad generado para los contratos temporales celebrados hasta el 31 de diciembre de 2014.
  • 12 días por año de antigüedad generado para los contratos temporales celebrados a partir del día 1 de enero de 2015.

Los contratos pueden ser a jornada completa y a jornada parcial.

El contrato de interinidad es aquel que se concierta para sustituir a un trabajador con derecho a reserva del puesto de trabajo. Esta modalidad contractual carece de indemnización a la fecha de finalización de la prestación del servicio.

El contrato de trabajo de relevo es aquel destinado para sustituir la jornada de trabajo que ha dejado vacante el trabajador que simultanea una jubilación parcial anticipada con un contrato a tiempo parcial. Ha de ser con una persona desempleada.

Contrato de trabajo en prácticas

Es aquel contrato de trabajo que se celebra para que el trabajador adquiera la práctica profesional adecuada al nivel de estudios cursados.

Es un contrato que puede formalizarse con aquellos que estén en posesión de titulación universitaria, de formación profesional de grado medio o superior, títulos oficialmente reconocidos como equivalentes, de acuerdo con las leyes reguladoras del sistema educativo vigente, o de certificado de profesionalidad, de acuerdo con lo previsto en la Ley Orgánica 5/2002 de las Cualificaciones y de la Formación Profesional, que habiliten para el ejercicio profesional, siempre y cuando no hayan transcurrido más de cinco años, o de siete cuando el contrato se concierte con un trabajador con discapacidad, desde la terminación de los estudios. Si el trabajador es menor de 30 años no se tiene en cuenta la fecha de terminación de los estudios, hasta que el desempleo se sitúe por debajo del 15%.

La retribución de dicho contrato con carácter general es del 60 % para el primer año, y del 75 % para el segundo año.

El contrato no puede ser inferior a seis meses, ni exceder los dos años, dentro de estos límites, las partes pueden acordar hasta dos prórrogas, no pudiendo ser inferior a seis meses ni superar la duración total de dos años.

La indemnización es la prevista en los contratos temporales.

Contrato para la formación y el aprendizaje

Es aquel contrato que tiene como objeto dotar de la cualificación profesional de los trabajadores en un régimen en el que se alterna la actividad laboral con la formación, que se encuentra encuadrada dentro de un sistema de formación profesional para el empleo o del sistema educativo.

Se puede concertar con personas mayores de 16 años y menores de 30 años, se podrá contratar bajo esta modalidad a menores de 25 años has que la tasa de desempleo se sitúe por debajo del 15%.

No puede confeccionar dicho contrato a tiempo parcial. El tiempo de trabajo efectivo es del 75% para el primer año y del 85% para el segundo, el resto se destina a formación.

La duración mínima del contrato es de un año con un máximo de tres años, y se puede prorrogar dentro de dichos plazos con un máximo de hasta dos ocasiones.

A la expiración del contrato, no procede ninguna indemnización.

Los convenios colectivos pueden modificar lo anteriormente expuesto. Por tanto, siempre recomendamos, como asesoría laboral, que se revise el vigente convenio colectivo antes de adoptar cualquier revisión.

Como se puede comprobar, hay una infinidad de tipos de contratos de trabajo, de hecho, existen más, pero no por no dotar de complejidad al artículo y no ser de uso generalizado, no se han detallado. Además, se debe manejar conjuntamente con las distintas bonificaciones existentes, las cuales suelen llevar incompatibilidades con algunos tipos de contrato, u otros directamente exigen que cuente con unas determinadas características. Es por ello por lo que le aconsejamos contar con la asesoría laboral en Sevilla, Nepos Asesores, para que le oriente y le ayude a escoger y planificar la mejor opción, evitando sorpresas del tipo devolución de bonificaciones y asunción de intereses no previstas.