Reducir los costes laborales

Reducir los costes laborales, ¿se puede?

Muchos nos hacemos la pregunta de si se puede o no reducir los costes laborales de una empresa. La respuesta es sí, a continuación detallamos cómo se logra.

En los momentos de crisis, y particularmente en la actualidad en que cualquier ajuste de coste se traduce en competitividad, donde el desconocimiento es sinónimo de pérdida de dinero, donde cada vez más el mayor peso sobre nuestra actividad económica lo conforma el área laboral, se hace necesario estar perfectamente asesorado, con una asesoría laboral que siempre esté pendiente de las novedades que puedan afectarle a su negocio, consiguiendo reducir costes valiéndose de las herramientas más actuales, del conocimiento más amplio y de la experiencia.

Gracias a los medios tecnológicos de los que disponemos en la actualidad, nos permiten prestarle asesoramiento en el lugar que sea preciso desde nuestra asesoría laboral en Sevilla.

Una de las preguntas que suele hacerse el empresario, en base a los costes laborales, los cuales no solo se sitúan en torno a un 35% del salario del trabajador, que son los costes de seguros sociales, sino que además, se debe tener en cuenta posibles indemnizaciones, incapacidades temporales, descansos por maternidad, riesgos durante el embarazo, accidentes de trabajo, seguros de convenio, es la siguiente: “¿Es posible ajustar los costes laborales de mi negocio?

La respuesta es sí, y a continuación explicamos cómo

Como todo en la vida, algo fundamental para no incurrir en costes de más, ni en pérdidas de bonificaciones y subvenciones radica en la planificación laboral.

Estudie la contratación de manera que pueda acogerse a alguna subvención, reducción o bonificación existente, dichas medidas suelen conllevar que el trabajador a emplear cuente con unas características definidas, como por ejemplo la edad, situación de desempleo, permanencia de un determinado período contratado y, en muchas ocasiones, que se mantenga el nivel de empleo alcanzado con dicha contratación.

Seleccionar modalidades de contratación como las de prácticas y formación son buenas opciones, aunque dependerá del puesto a ofertar. Ya que en el caso del contrato en prácticas, contará con una retribución más reducida que un contrato normal para los dos primeros años de contratación, además de contar con medidas de bonificaciones vía seguros sociales.

En el caso de la contratación para la formación y aprendizaje, cumpliendo una serie de requisitos, se ahorrará el 100% de la cotización de los seguros sociales del trabajador.

Cuando se le dé en su empresa un riesgo durante el embarazo o un descanso por maternidad, concierte un contrato de interinidad con una persona desempleada, ya que en ambos casos, se ahorrara los seguros sociales de ambos empleados.

Si cuenta con especial dificultad a la hora de afrontar las actualizaciones de los convenios colectivos, puede recurrir al descuelgue de dicho convenio. Esto no es más que una inaplicación de la parte salarial del mismo.

Puede recurrir a un ERTE, ERE si la situación de la empresa es delicada. El ERTE es un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) temporal. Además, aquellos trabajadores que se han visto afectados por la suspensión de su contrato, o la reducción de jornada laboral, pueden compatibilizar la prestación por desempleo durante el tiempo que duren las medidas.

Si aun así, necesita prescindir de personal, estudie muy bien cómo hacerlo, para no incurrir nunca en un despido nulo, ni tampoco en un despido improcedente. Tenga en cuenta que un despido objetivo cuenta con una indemnización de 20 días por año de antigüedad, frente a un despido calificado como improcedente, cuya indemnización se sitúa en dos tramos, el primero que asciende a 45 días por año de antigüedad generado hasta el día 12 de febrero de 2012, y un segundo tramo que asciende a 33 días por año de antiguedad para la generada a partir de la fecha anterior.

Un aspecto también fundamental para no incurrir en costes de más, consiste en cumplir adecuadamente con todas las obligaciones laborales, de manera que no incurra nunca en costes por imposición de sanciones por parte de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

Como puede observar, son muchas las medidas que se pueden tomar con objeto de reducir los costes laborales de su negocio, por ello confíe en unos expertos que estén a la altura de sus expectativas, confíe en los profesionales del más alto nivel que integran Nepos Asesores, que es una asesoría laboral en Sevilla.