Obligaciones fiscales incluso de baja de autónomo

Obligaciones fiscales incluso de baja de autónomo (25-7-2018)

Cuando la situación económica o la situación personal del trabajador autónomo, o ambas a la vez, cambia, y decide poner fin a su vida económica como profesional o como empresario, puede llevar al error de que el interesado crea que comunicando su baja censal en el correspondiente modelo 036 a la Agencia Estatal de Administración Tributaria ya ahí terminan sus obligaciones fiscales, pero nada más lejos de la realidad, y comportarse como si así fuera, suele entrañar distintas notificaciones y sanciones tributarias.

Dicho trabajador autónomo deberá entregar las declaraciones correspondientes al trimestre correspondiente en el que comunica la baja a priori, y resúmenes anuales.

Declaraciones trimestrales

Como indicábamos anteriormente, las obligaciones generales trimestrales son:

  • Modelo 111. Retenciones e ingresos a cuenta. Rendimientos del trabajo, de actividades profesionales, de actividades agrícolas y ganaderas y premios. Empresas. Documento de ingreso.
  • Modelo 115. Retenciones e ingresos a cuenta. Rentas o rendimientos procedentes del arrendamiento o subarrendamiento de inmuebles urbanos.
  • Modelo 130. IRPF. Empresarios y profesionales en Estimación Directa. Pago fraccionado.
  • Modelo 131. IRPF. Empresarios y profesionales en Estimación Objetiva. Pago fraccionado.
  • Modelo 303. IVA. Autoliquidación.
  • Modelo 309. IVA. Declaración – Liquidación no periódica.
  • Modelo 349. Declaración recapitulativa de operaciones intracomunitarias.

Declaraciones anuales

Además de las obligaciones anteriores, también nos encontramos con las obligaciones anuales, que suelen ser la mayoría declaraciones informativas.

Las declaraciones informativas reseñadas son modelos que informan a la Agencia Estatal de Administración Tributaria de modo anual aspectos sobre la actividad económica del autónomo, de modo que Hacienda cruce dichos datos declarados con las autoliquidaciones trimestrales entregadas.

Entregar los modelos tributarios de modo incorrecto hacen que se giren, con una elevada probabilidad, requerimientos al sujeto pasivo con objeto de que rectifique los datos erróneos. Dichos requerimientos suelen traer sorpresas desagradables.

Los principales modelos anuales son:

  • Modelo 100. Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Declaración y documentos de ingreso o devolución. Se presenta en el mes de junio como tarde del año siguiente, aunque esté previsto a que el plazo se adelante un mes.
  • Modelo 180. Declaración informativa. Retenciones e ingresos a cuenta sobre determinadas rentas o rendimientos procedentes del arrendamiento o subarrendamiento de inmuebles urbanos. Su entrega se realiza en el mes de enero del año siguiente.

Dicho modelo tiene una gran utilidad para la Agencia Estatal de Administración Tributaria, ya que a través de este modelo puede localizar a arrendadores que no estén declarando sus ingresos o lo estén haciendo incorrectamente.

  • Modelo 190. Declaración Informativa. Retenciones e ingresos a cuenta. Rendimientos del trabajo y de actividades económicas, premios y determinadas ganancias patrimoniales e imputaciones de rentas. Resumen anual. Su presentación se realiza en el mes de enero del siguiente ejercicio.

La declaración informativa 190 es de capital importancia, y su incorrecta confección conllevará a que haya futuras discrepancias con la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas de los sujetos en ella contenida.

  • Modelo 347. Declaración Informativa anual de operaciones con terceras personas. Su presentación comenzó en marzo, después se adelantó a febrero, y en 2019 ya se ha adelantado al mes de enero.
  • Modelo 390. IVA. Declaración Resumen Anual. Se presenta en enero.

Recordamos que los plazos pueden verse ampliados si el último día de entrega del impuesto es en festivo, en ese caso, se amplía al día hábil inmediatamente siguiente.

Beneficios de contar con tu asesoría fiscal en Sevilla

Tan importante como estar bien asesorado durante tu actividad económica como empresario o profesional, es estarlo cuando dicho empresario o profesional finaliza su actividad. Como puede verse en el artículo, son muchos los detalles a tener en cuenta para hacer un cese no traumático, es por ello por lo que contar con una asesoría fiscal en Sevilla de referencia a tu lado te aportará toda la información y asesoramiento necesario para que puedas estar perfectamente cubierto en cada momento.

CONTACTE CON NOSOTROS, ENCONTRAREMOS SOLUCIÓN A SUS PROBLEMAS

954 334 688