modulos-si-no img

¿Módulos sí o módulos no?

Emprender es algo que en la mayoría de las situaciones suele ser complejo, en primer lugar, porque nos encontramos por primera vez con la incertidumbre, que acompañará toda la vida al emprendedor y en segundo lugar, con la soledad del empresario, cuya sensación también será compañera de viaje del empresario.

En ese comienzo, lo normal es que tengamos una gran restricción en la andadura, la económica, es la gran limitación y de una buena gestión de dicho recurso dependerá, en gran medida, el éxito del proyecto. Es por ello por lo que en no pocas ocasiones, el empresario buscando maximizar el ahorro, decide sin hacer a penas cálculo alguno, establecerse en el régimen de estimación objetiva, comúnmente conocido como módulos, frente a estimación directa simplificada.

Si no se hace una planificación fiscal adecuada, nos podemos encontrar con los mismos resultados que en la siguiente analogía. Una persona no tienes a penas apetito, y paga por un buffet libre para comer únicamente una tortilla, lo más acertado en este caso, sería que en lugar del buffet, abonara únicamente el plato que va a tomar. Fiscalmente ocurre lo mismo, deberemos contar con una buena asesoría que nos ayude a valorar qué “apetito” tenemos, para decantarnos por la estimación objetiva, módulos o estimación directa.

Diferencia entre módulos y estimación directa

La estimación directa es un régimen del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas en la que la tributación se calcula en base a la diferencia obtenida entre los ingresos y los gastos, es decir, los beneficios.

La estimación objetiva, o módulos, es un régimen del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, en la que la tributación se calcula sobre unos módulos que dependen de la actividad que se conlleve, como por ejemplo el número de asalariados, potencia fiscal del vehículo.

Es importante indicar que no todas las actividades pueden establecerse en base a la estimación objetiva.

La estimación directa y los módulos solo se pueden aplicar a empresarios individuales.

La renuncia a la estimación objetiva conlleva un mínimo de tres años, por tanto, es muy importante hacer una planificación fiscal a largo plazo.

¿Existe alguna repercusión en IVA?

La tributación en estimación objetiva conlleva la inclusión en el régimen simplificado del Impuesto sobre el Valor Añadido, cuyo funcionamiento es cuasi análogo al régimen de estimación objetiva del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

¿Cómo decidir si optar por módulos o renunciar?

Si la tributación que se obtiene con nuestra actividad es inferior a la que actualmente abonamos en módulos, y en los próximos tres años no parezca que vaya a mejorarla en cantidad suficiente, será el momento de solicitar la renuncia, con efectos del próximo ejercicio. Esta situación suele darse al inicio de la actividad, ya que en los comienzos los beneficios suelen ser inexistentes o muy bajos, por dicho motivo, suele ser en muchos casos, aconsejable iniciar la actividad en estimación directa.

Estaría incompleto el cálculo si no se tiene en cuenta la repercusión de la decisión que se tendría sobre el Impuesto sobre el Valor Añadido.

Como decíamos al principio, una decisión desacertada en la elección de la tributación puede conllevar importantes gastos fiscales, ya que la decisión afectará al menos a tres ejercicios. Por tanto, conviene detenerse, y contar con un buen profesional a su lado que le muestre el camino a seguir, de manera que obtenga el mayor ahorro fiscal posible.

Contar con una asesoría con amplia experiencia, que se implique en su negocio y que estudie y planifique su negocio es de capital importancia. Nepos Asesores cuenta con expertos fiscales y con amplia experiencia.

CONTACTE CON NOSOTROS, ENCONTRAREMOS SOLUCIÓN A SUS PROBLEMAS

954 334 688