Fiscabilidad bienes de segunda mano

Fiscalidad bienes de segunda mano

Con la facilidad que brindan las nuevas tecnologías de la información, y fundamentalmente, la interconectividad que brinda internet a todos los usuarios de la Red de Redes, hace posible que las personas busquen una rentabilidad en donde antes no la había, como es el caso de la venta de bienes de segunda mano, no como actividad, sino como venta entre particulares.

Así, nos encontramos por ejemplo, con objetos que se tienen en casa y que no se le dan uso, estorban, o han sido directamente sustituidos, y donde antes se encontraba un problema de un espacio cubierto sin utilidad, el almacenaje del producto, ahora se pone directamente a la venta en internet.

Se cae en el error común de pensar que dichas ventas están exentas de tributar, y de hecho, así se pone de manifiesto al observar que, salvo en vehículos, el resto de las ventas entre particulares, pocas o ninguna se declaran.

Más serio es aún, observar como se hace una consulta vinculante a la Agencia Tributaria con objeto de que ésta arroje luz indicando si se debe o no tributar en la compra venta entre particulares.

Atendiendo a la realidad, con las salvedades manifestadas anteriormente, se puede caer en el error en pensar en que ha de existir algún tipo de exención cuando pocos particulares declaran, o directamente, no se observan medidas coercitivas o de persecución de aquellos tributos dejados de ingresar por estos intercambios.

 

Sin embargo, acudiendo a la Ley, se puede observar que sí se ha de tributar por tales intercambio, no obstante, como se indicaba en párrafos anteriores, existe una consulta Vinculante en la que la Administración determina que efectivamente se ha de tributar al 4 por ciento en el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados en su modalidad de Transmisiones Patrimoniales Onerosas.

Si bien es cierto que la Administración encontraría una mayor facilidad a la hora de localizar las ganancias no declaradas en las ventas de productos de segunda mano en internet que en las ventas físicas, que son más complicadas de seguir, ya que no necesariamente dejan un rastro como sí lo dejan los intercambios producidos en internet.

Dichas transmisiones se han de declarar con el correspondiente modelo 600, y, si éstas han generado beneficios, algo no usual en este tipo de ventas, declararse en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Es muy recomendable guardar copia de las transacciones realizadas, con objeto de que si la Agencia Estatal de Administración Tributaria se interesa por el modo de confeccionar la declaración y el cotejo con movimientos bancarios, no estime que las entradas de dinero provienen de trabajos realizados en economía sumergida, en b.

El texto refundido de la Ley de Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados recoge en su artículo 7 quesi se entiende que la venta de objetos usados la realizan como particulares y no como empresarios ni profesionales en el ejercicio de su actividad, como operación no sujeta al IVA, debe considerarse, en todo caso, como transmisión gravada por el ITP. Debiéndose liquidar por el adquirente, en base al valor real de los bienes y en función del tipo de gravamen que corresponda a la clase de bien que se transmite. Este tipo se fija para los bienes muebles en la actualidad en un 4%.

El Asesoría fiscal en Sevilla

Arrojar luz sobre este tipo de cuestiones y muchas más es la especialidad de Nepos Asesores, asesoría en Sevilla que le brindará el asesoramiento oportuno que su vida económica necesita.

CONTACTE CON NOSOTROS, ENCONTRAREMOS SOLUCIÓN A SUS PROBLEMAS

954 334 688