Establecimiento como trabajador autónomo

¿Qué es un trabajador autónomo?

La definición del trabajador autónomo la podemos localizar en la Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del trabajo autónomo.

Su artículo 1, que versa sobre los supuestos incluidos define al trabajador autónomo como aquella persona física que realiza de forma habitual personal, directa, por cuenta propia y fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona, una actividad económica o profesional a título lucrativo, den o no ocupación a trabajadores por cuenta ajena.

Dicho artículo también recoge otras formas, en las que también se consideran trabajadores autónomos.

Obligaciones

Fiscales

Las obligaciones fiscales son aquellas que el trabajador autónomo tiene con la Agencia Estatal de Administración Tributaria. Dichas obligaciones son las de comunicación de alta censal mediante el modelo 036/037, y las obligaciones anuales y trimestrales a las que se encuentre por su situación particular en cuanto a la actividad, trabajadores, alquileres y demás.

Las más comunes son modelos 303/390 de IVA, 130/100 del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, 111/190 retenciones a cuenta del trabajo personal y profesional, 115/180 retenciones por arrendamiento, que pueden darse todas ellas, algunas de ellas o incluso ninguna.

Seguridad Social

En el momento se inicia la actividad, es obligatorio cursar el alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Tesorería General de la Seguridad Social.

Actualmente, existen ciertas bonificaciones sobre la cuota, dependiendo de los requisitos que cumplamos y que actualmente son los siguientes:

Bonificaciones/reducciones con independencia de la edad

Aquellos trabajadores autónomos con independencia de su edad que causen alta inicial  o que no  hubieran estado en situación de alta  en los 5 años inmediatamente anteriores, a contar desde la fecha de efectos del alta, podrán reducirse durante los seis meses siguientes al alta, dependiendo de:

  • Si se selecciona la base mínima de cotización, a reducir la cuota por contingencias comunes, incluida la Incapacidad Temporal, a la cuantía de 50 €/mes.
  • Si se selecciona una base de cotización distinta de la anterior, a reducir la cuota por contingencias comunes en el 80% del resultado de aplicar a la base mínima de cotización que corresponda el tipo mínimo de cotización vigente en cada momento, incluida la Incapacidad Temporal.

Tras los seis primeros meses en el que se habrá aplicado una de las dos reducciones detalladas en el apartado anterior, con independencia de la base de cotización aplicada, los trabajadores por cuenta propia pueden aplicarse las siguientes reducciones y bonificaciones  sobre la cuota por contingencias comunes, siendo la cuota a reducir el resultado de aplicar a la base mínima de cotización que corresponda el tipo mínimo de cotización vigente en cada momento, incluida la Incapacidad Temporal, por un período máximo de hasta 12 meses, hasta completar el periodo máximo de 18 meses tras la fecha de efectos del alta, según la siguiente escala:

  • Reducción equivalente al 50% de la cuota durante los 6 meses siguientes al período inicial.
  • Reducción equivalente al 30% de la cuota durante los 3 meses siguientes al período anterior.
  • Bonificación equivalente al 30% de la cuota durante los 3 meses siguientes al período señalado en el anterior apartado.

Bonificaciones/reducciones para trabajadores menores de 30 años y trabajadoras menores de 35 años

Los trabajadores y trabajadoras menores de 30 años y de 35 años, respectivamente, y causen alta inicial  o no  hubieran estado en situación de alta  en los 5 años inmediatamente anteriores, a contar desde la fecha de efectos del alta, en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, pueden aplicarse además de las reducciones y bonificaciones expuestas anteriormente, una bonificación adicional  equivalente al 30%, sobre la cuota por contingencias comunes, en los 12 meses  siguientes a la finalización del periodo de bonificación previsto en el apartado anterior, siendo la cuota a reducir el resultado de aplicar a la base mínima de cotización que corresponda el tipo mínimo de cotización vigente en cada momento, Incapacidad Temporal incluida.

Por tanto, para estos colectivos, la duración máxima de las bonificaciones y reducciones se sitúa en un horizonte temporal de 30 meses.

Beneficios de contar con una Asesoría Fiscal en Sevilla

Contar con una asesoría fiscal en Sevilla permanentemente actualizada como Nepos Asesores, harán que puedas beneficiarte de éstas y otras muchas bonificaciones y reducciones. Consiguiendo gracias a ello ser más competitivo vía ahorro de costes.

No esperes más, y contacta con Nepos Asesores para contar con la tranquilidad de aprovechar todas las bonificaciones y reducciones aplicable.

CONTACTE CON NOSOTROS, ENCONTRAREMOS SOLUCIÓN A SUS PROBLEMAS

954 334 688