Cese de Actividad Autónomos

En el Régimen General de la Seguridad Social al que están acogidos la inmensa mayoría de los trabajadores por cuenta ajena, cuenta con una serie de protecciones muy semejantes a las que disfrutan los empleados por cuenta propia y empresarios, aquellos que cotizan por el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social.

Una principal y hay que tener en cuenta a la hora de darse de alta en la Tesorería General de la Seguridad Social es la cotización por Cese de Actividad que cuentan los Trabajadores autónomos.

¿Qué es la protección por cese de actividad de Trabajadores Autónomos?

La ley 32/2010, de 5 de agosto por la que se establece un sistema específico de protección por cese de actividad de los trabajadores autónomos, con objeto de equiparar algo más a los trabajadores por cuenta propia con los trabajadores por cuenta ajena, desarrolló la protección por cese de actividad.

También encontramos la regulación de dicha protección en la Ley General de la Seguridad Social.

La protección por cese de actividad de Trabajadores Autónomos es una prestación a la que tienen derecho los Trabajadores que cotizan en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, siempre que cumplan los requisitos, por haber tenido que cesar en su actividad económica de manera involuntaria.

El cese puede ser temporal o definitivo.

Beneficiarios

Aquellos trabajadores afiliados al Régimen Especial de la Tesorería General de la Seguridad Social, incluidos los trabajadores del Sistema Especial de los Trabajadores del Mar y los trabajadores del Sistema Especial Agrarios.

Requisitos

  • Estar al corriente de pagos del recibo de trabajadores autónomos de la Seguridad Social
  • Contar con el período mínimo de cotización para esta contingencia. El período mínimo de cotización exigido es de 12 meses, siendo computable a tal efecto el mes en el que se produzca el hecho causante de la prestación.
  • Encontrarse afiliado y en alta en el Régimen Especial del Mar, Régimen Especial Agrario o Régimen Especial de Trabajadores Autónomos
  • No tener la edad que da derecho a la prestación por jubilación, a no ser que el trabajador no cuente con el período de cotización requerido para jubilarse
  • Si el trabajador autónomo contara con algún trabajador a su cargo, es requisito previo al cese de actividad el cumplimiento de las garantías, obligaciones y procedimientos establecidos en la legislación laboral
  • Encontrarse en situación legal de cese de actividad, suscribir el compromiso de actividad y acreditar activa disponibilidad para la reincorporación al mercado de trabajo a través de las actividades formativas, de orientación profesional y de promoción de la actividad emprendedora a las que pueda convocarle el Servicio Público de Empleo de la correspondiente Comunidad Autónoma, o en su caso el Instituto Social de la Marina.

¿Qué se entiende por situación legal de cese de actividad?

No  son consideradas situaciones legales de cese de actividad a quienes cesen o interrumpan voluntariamente su actividad.

Sí son las siguientes causas situaciones legales de cese de actividad:

1. Cese por motivos económicos, técnicos, productivos u organizativos que determinen la inviabilidad de continuar la actividad económica o profesional, exigiéndose durante la percepción de la prestación el cierre del establecimiento abierto al público o bien su transmisión a terceros.

 

Se entiende que existen estos motivos si concurre alguna de estas situaciones:

a. Pérdidas derivadas del desarrollo de la actividad en un año completo, superiores al 10% de los ingresos obtenidos en el mismo periodo, excluido el primer año de inicio de la actividad;

b. Ejecuciones judiciales o administrativas tendentes al cobro de las deudas reconocidas por los órganos ejecutivos, que comporten al menos el 30% de los ingresos del ejercicio económico inmediatamente anterior

c. Declaración judicial de concurso que impida continuar con la actividad.

 

2. Fuerza mayor determinante del cese, que se ha de acreditar mediante una declaración del órgano gestor y, además, una declaración jurada del beneficiario. Se entiende por fuerza mayor, una fuerza superior a todo control y previsión, ajena al trabajador autónomo o empresario y que queden fuera de su esfera de control, debida a acontecimientos de carácter extraordinario que no hayan podido preverse o que, previstos, no se hubiesen podido evitar.

3. Pérdida de la licencia administrativa siempre que la misma constituya un requisito para el ejercicio de la actividad económica o profesional y no venga motivada por la comisión de infracciones penales, que se acredita con la resolución correspondiente.

4. Cese causado por violencia de

5. Divorcio o separación matrimonial, mediante resolución judicial, en los supuestos en que el autónomo ejerciera funciones de ayuda familiar en el negocio de su excónyuge o de la persona de la que se ha separado, en función de las cuales estaba incluido en el correspondiente régimen de la Seguridad Social. El cese debe producirse dentro de los 6 meses inmediatamente siguientes a la resolución judicial o acuerdo que establezca dicha separación o divorcio.

 

La situación legal de cese de la actividad respecto de los socios de sociedades de capital, incluidos en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, se produce cuando cesen involuntariamente en el cargo de consejero o administrador de la sociedad o en la prestación de servicios a la misma y la sociedad haya incurrido en pérdidas en los términos antes señalados o bien haya disminuido su patrimonio neto por debajo de las dos terceras partes de la cifra del capital social.

¿Qué período se tiene derecho a prestación?

 Período Cotizado (meses)Período de protección (meses) 
12-172
18-233
24-294
30-355
36-426
43-478
48 en adelante12

 

A partir de 60 años del trabajador la escala difiere, de modo que los nuevos períodos son 2,4,6,8,10,12 siendo el último tramo del período 43 en adelante.

¿Se puede solicitar pago único de la prestación?

Sí, cumpliendo los requisitos pertinentes.

Cuantía de la prestación Asesoría Fiscal en Sevilla

La cuantía de la prestación, durante todo su periodo de disfrute, se obtiene aplicando a la base reguladora el 70%.

La base reguladora es el promedio de las bases por las que se hubiera cotizado durante los doce meses continuados e inmediatamente anteriores a la situación legal de cese.

El tope máximo de la prestación asciende a  será del 175% del Indicador Público de Rentas de Efectos Múltiples, salvo cuando el trabajador autónomo tenga uno o más hijos a su cargo; en tal caso, la cuantía será, respectivamente, del 200% o del 225% de dicho indicador.

La cuantía mínima de la prestación asciedne al 107% o del 80% del Indicador Público de Rentas de Efectos Múltiples, según el trabajador autónomo tenga hijos a su cargo, o no.

Coste de la cotización

La cotización por cese de actividad es voluntaria, y el coste de la misma asciende al 2,20 % de la base de cotización elegida por el trabajador autónomo.

Éxito de las peticiones

Se están rechazando en torno al 54% de todas las solicitudes tramitadas, por tanto, es muy importante acreditar muy bien los requisitos, pero aún así, los éxitos de las solicitudes presentadas son muy bajos.

Asesoría laboral en Sevilla

Contar con una asesoría laboral en Sevilla, como Nepos Asesores que tenga muy claro el funcionamiento de todas las prestaciones es de capital importancia, ya que te hará contar con la previsión necesaria para que no tengas después sorpresas, permitiéndote ahorrar conociendo perfectamente cuando tienes garantías de éxito.