Alta de un trabajador, baja y plazos

En la actividad normal del negocio, los movimientos en materia laboral cuentan con un gran peso dentro de la empresa, dependiendo de la situación especial del empresario y de su actividad, tendrá más o menos presencia dicho peso. Llevarlos a cabo cumpliendo escrupulosamente con la Ley no debe ser una opción, sino una obligación. Más aún con las distintas consecuencias que puede acarrear no realizarlo conforme a la legislación vigente.

Alta del trabajador

Especialmente relevante es el alta del trabajador, en cuanto a la comunicación a la Tesorería General de la Seguridad Social, los plazos, selección del contrato, bonificaciones y reducciones.

La comunicación de alta a la Tesorería General de la Seguridad Social del trabajador ha de realizarse siempre con carácter previo a la incorporación al puesto del trabajo del empleado. No observar este requisito puede conllevar a desastrosas consecuencias.

Un primer riesgo lo encontramos en el caso de que un trabajador que se encuentre en su puesto de trabajo y sin la correspondiente comunicación de alta a la Tesorería General de la Seguridad Social, en caso de inspección, podría llevar aparejada una sanción de 3.000 euros.

Otro riesgo es que el trabajador tenga un accidente in itinere con graves consecuencias. Al no haberse comunicado el alta del trabajador con carácter previo en la Tesorería General de la Seguridad Social, con muchísima probabilidad se encuentre el empresario con que el trabajador no esté asegurado, con las consecuencias que ello conlleva para el patrimonio de la empresa y para el trabajador.

Muy importante es analizar la situación presente y futura de la empresa, con objeto de poder aprovechar las bonificaciones, reducciones y/o subvenciones compatibles existentes en el momento de la contratación, con objeto de poder aplicarlas, y solventar las incidencias que puedan ocurrir con tiempo suficiente.

Para poder acceder a aplicarse una reducción, bonificación y/o subvención, la Administración, exige como requisito que la empresa se encuentre al corriente de sus obligaciones tributarias y con la Seguridad Social, es por ello que es muy recomendable contar con el certificado de cada Administración, para poder acreditar, en caso de que fuere necesario en un futuro, que la empresa se encontraba al corriente.

Puede ocurrir, que por un motivo banal, la empresa no pueda obtener el certificado positivo de las Administraciones. Para solventarlo es necesario un período de tiempo mínimo, ya que existen unos plazos mínimos para poder volver a encontrarse al corriente el empresario, es por dicho motivo por lo que es muy recomendable preparar con una antelación suficiente la contratación del trabajador.

Otro riesgo de no comunicar con carácter previo el alta del trabajador es que el mismo no cuente con Número de Afiliación a la Tesorería General de la Seguridad Social, por tanto, deberá desplazarse a la Administración para que le faciliten el mismo. Ello ocasiona coste a la empresa, por la pérdida del tiempo de trabajo en la gestión descrita anteriormente, asimismo, cuenta con el riesgo de que el trabajador se accidente en todo ese tiempo, sin estar el mismo asegurado.

Baja del trabajador

También es muy importante preparar la baja del trabajador, ya que hacerlo sin tiempo, conlleva el riesgo de que se cometan errores, como una carta de despido mal redactada que conlleve a la calificación de la improcedencia del mismo, o lo que es peor, su nulidad por otros motivos.

 

Beneficios de contar con una buena asesoría laboral

Tener a su lado una asesoría laboral, proactiva, eficaz, involucrada con su negocio, hará que siempre se encuentre perfectamente informado de las distintas opciones con las que cuenta, así como de los plazos mínimos que debe cumplir de modo que no se exponga a ningún riesgo.

Contar con Nepos Asesores como su asesoría laboral en Sevilla le facilitará esa tranquilidad y muchos servicios más.